¡Beneficios del CBD para la ansiedad y diferentes pacientes neuropsiquiátricos!

Después de leer este blog, tendrás una idea de las actualizaciones recientes de los investigadores de todo el mundo. Esto lo ayudará a tomar una decisión basada en evidencia para elegir CBD como paciente de marihuana medicinal.

El cannabis puede producir más de 400 compuestos, incluidos ., CBD y más de 100 sustancias vegetales. Las sustancias vegetales más importantes son el THC y el CBD. Los productos a base de CBD y THC se utilizan como medicamentos en varios países.

Como beneficio para los pacientes de marihuana medicinal, el cannabidiol (CBD) es uno de los muchos cannabinoides de la planta de cáñamo que no produce los efectos mentales típicos de la marihuana. El CBD es una molécula útil y prometedora que puede ayudar a los pacientes con una variedad de afecciones clínicas. Se espera que los ensayos clínicos controlados con diferentes poblaciones neuropsiquiátricas, que se están estudiando actualmente, proporcionen respuestas importantes en breve y ayuden a traducir los resultados de la investigación en entornos clínicos. Se han realizado estudios para evaluar desarrollos clave en el desarrollo de aplicaciones experimentales y clínicas de cannabidiol-CBD en neuropsiquiatría. Investigadores brasileños realizaron una investigación aleatoria sobre el uso curativo del CBD. En primer lugar, los resultados fueron alentadores, ya que se ha demostrado que el CBD tiene propiedades ansiolíticas, antipsicóticas y neuroprotectoras en tiempo real.

Además, se han realizado investigaciones básicas y clínicas sobre los efectos del CBD en varios otros problemas de salud, incluido su uso potencial para la epilepsia, el abuso de drogas, la adicción a las drogas, la esquizofrenia y el trastorno de ansiedad. Estrés social y postraumático, depresión, trastorno bipolar, trastornos del sueño y enfermedad de Parkinson.(Asth et al., 2019)

En otro estudio, los investigadores afirmaron que el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es uno de los trastornos de ansiedad más comunes asociados con la discapacidad en la vida social. Se ha demostrado que el cannabidiol (CBD), un importante compuesto no psicotrópico de la planta Cannabis sativa, tiene efectos ansiolíticos en humanos y animales. Este estudio fue diseñado para comparar los efectos de las pruebas públicas del habla en pacientes sanos controlados y pacientes con trastornos de ansiedad social que recibieron una dosis única de CBD o placebo. Los resultados mostraron que el uso de CBD redujo la ansiedad.

El grupo de placebo mostró niveles más altos de ansiedad, deterioro cognitivo, malestar y alerta que el grupo de control. Los resultados mostraron aumentos significativos cuando se probó el grupo de placebo, que prácticamente se eliminó en el grupo de CBD. El aumento de la ansiedad inducida por el trastorno de estrés postraumático en pacientes con un trastorno de ansiedad social se redujo con el uso de CBD, logrando una respuesta similar al control saludable.(Bergamaschi et al., 2011)

En otro estudio, Leveque, F.M. y otros han concluido que el cannabidiol es un componente de la marihuana que no activa los receptores cannabinoides, pero inhibe moderadamente la degradación del endocannabinoide anandamida. habían informado previamente que los niveles elevados de anandamida en el líquido cefalorraquídeo están inversamente relacionados con la psicopatología. Además, el aumento de la señalización de la anandamida redujo la incidencia de psicosis primaria a psicosis verdadera, así como el retraso de la transmisión.

Como parte de nuestro enfoque traslacional, llevaron a cabo un ensayo clínico aleatorio doble ciego de cannabidiol y amisulprida, antipsicóticos efectivos en la esquizofrenia grave, para evaluar la relevancia clínica de sus hallazgos clave. Ambos tratamientos fueron seguros y mejoraron clínicamente y los resultados mostraron que la inhibición de la anandamida podría contribuir a los efectos antipsicóticos del cannabidiol, que podría ser un mecanismo completamente nuevo en el tratamiento de la esquizofrenia.(Leweke et al., 2012)

Zordi y col. Un estudio de los efectos del CBD en el tratamiento de la psicosis en la enfermedad de Parkinson. Su estudio encontró que tratar la psicosis de Parkinson es un gran desafío para los médicos y requiere nuevas intervenciones farmacológicas.

Ya se han estudiado los efectos antipsicóticos y protectores del CBD. Entonces, su primer estudio tuvo como objetivo evaluar directamente la eficacia, aceptabilidad y seguridad del CBD en pacientes con enfermedad de Parkinson y síntomas psicopáticos. Fue un estudio piloto abierto. Se inscribieron en el estudio seis pacientes ambulatorios consecutivos (cuatro hombres y dos mujeres) con un diagnóstico de enfermedad de Parkinson y psicosis de al menos 3 meses de duración. Todos los pacientes recibieron una dosis flexible de CBD (comenzando con una dosis oral de 150 mg / día) durante 4 semanas además de su tratamiento habitual. Los síntomas psiquiátricos se evaluaron utilizando la Escala de evaluación breve psiquiátrica y el Cuestionario psicológico de la enfermedad de Parkinson, y mostraron una reducción significativa en el tratamiento con CBD. El CBD no afectó las habilidades motoras ni el resultado general de la enfermedad de Parkinson. No se observaron efectos secundarios durante el tratamiento. Estos datos preliminares indican que el CBD puede ser un tratamiento eficaz, seguro y bien tolerado para la psicosis de Parkinson. (Zuardi et al., 2009)

En otra investigación, los investigadores proporcionaron una descripción general de los mecanismos de acción neuroquímicos más importantes de los cannabinoides vegetales, en particular el THC y el CBD. También analizaron las indicaciones y los efectos secundarios de las principales preparaciones de cannabis. En algunos países, está aprobado para su uso en síndromes epilépticos resistentes al tratamiento. El CBD no tiene los efectos típicos relacionados con el THC y tiene efectos ansiolíticos y antipsicóticos. Algunos de los efectos secundarios más comunes del CBD son diarrea, somnolencia, náuseas y niveles elevados de transaminasas (con el uso concomitante de medicamentos antiepilépticos). Los mecanismos de acción asociados con los efectos terapéuticos y secundarios de los fitocannabinoides no se comprenden completamente y no solo afectan al sistema endocannabinoide. Esta farmacología "mixta" puede ser responsable de su amplio espectro terapéutico de propiedades antiepilépticas. (Crippa et al., 2018)

Otra revisión analizó el papel potencial de la marihuana medicinal en el tratamiento de la epilepsia. Se ha demostrado que otra planta de cáñamo, el CBD, estimula los efectos antiepilépticos en animales de laboratorio y pacientes con epilepsia resistente al tratamiento. (Dos Santos et al., 2021)

Entre los muchos compuestos de cannabis, (9), el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) son los compuestos terapéuticos más prometedores. Además de sus efectos calmantes conocidos por los pacientes con cáncer, el cáñamo previene el crecimiento de células cancerosas en el laboratorio. Asimismo, los principales endocannabinoides (eCB), anandamida (AEA) y 2-araquidonoilglicerol (2-AG) provocan la muerte de las células cancerosas. Este estudio tuvo como objetivo caracterizar elementos de cannabinoides y evaluar el efecto de los cannabinoides sobre la viabilidad de las células cancerosas de endometrio. Sus datos también respaldaron la evaluación de extractos ricos en CBD para un posible tratamiento del cáncer de endometrio, en particular, que se ha vuelto resistente a los tratamientos convencionales. (Fonseca et al., 2018)

En otro estudio de Nueva Zelanda, los investigadores notaron que las regulaciones de abuso de drogas de Nueva Zelanda se cambiaron para permitir a los médicos recetar CBD. Los beneficios terapéuticos del CBD y su seguridad siguen siendo inciertos. Su estudio tuvo como objetivo analizar los cambios en la calidad de vida, la tolerancia a los medicamentos y las dependencias de la dosis en pacientes a los que se les recetó aceite de CBD para diferentes afecciones en la misma institución.

En el estudio, a todos los pacientes (n = 400) que solicitaron tratamiento con cannabis en Nueva Zelanda entre el 7 de diciembre de 2017 y el 7 de diciembre de 2018, se les realizó una prueba de prescripción de CBD. Se han registrado la mayoría de las tasas de uso de CBD. Los resultados incluyeron medidas de la calidad de vida de EuroQol al inicio y después de 3 semanas de uso, la satisfacción del paciente con las relaciones sexuales, la frecuencia de los efectos secundarios y los niveles de dosis de CBD para el paciente. Se hizo la prueba de CBD a 400 pacientes y recibieron 397 recetas. La observación se realizó en 253 pacientes (63,3%).

Los pacientes informaron un aumento promedio de 13,6 puntos, lo que refleja la calidad general de la salud. Los pacientes con dolor no invasivo y síntomas psiquiátricos mejoraron los síntomas de dolor, depresión y ansiedad informados por los pacientes. No hubo efectos secundarios graves. Los efectos secundarios positivos incluyeron una mejora del sueño y el apetito. No se encontró asociación entre la dosis de CBD y el beneficio informado por el paciente. Los investigadores concluyeron que el CBD puede tener propiedades analgésicas y ansiolíticas en pacientes con dolor crónico leve y trastornos psicológicos como la ansiedad. El CBD es bien tolerado, lo que le permite reducir dolor crónico leve, salud mental, síntomas neurológicos y cáncer. (Gulbransen et al., 2020)

 

Asth, L., Iglesias, L. P., De Oliveira, A. C., Moraes, M. F. D., & Moreira, F. A. (2019). Exploiting cannabinoid and vanilloid mechanisms for epilepsy treatment. Epilepsy Behav, 106832. https://doi.org/10.1016/j.yebeh.2019.106832

Bergamaschi, M. M., Queiroz, R. H., Chagas, M. H., de Oliveira, D. C., De Martinis, B. S., Kapczinski, F., Quevedo, J., Roesler, R., Schröder, N., Nardi, A. E., Martín-Santos, R., Hallak, J. E., Zuardi, A. W., & Crippa, J. A. (2011). Cannabidiol reduces the anxiety induced by simulated public speaking in treatment-naïve social phobia patients. Neuropsychopharmacology, 36(6), 1219-1226. https://doi.org/10.1038/npp.2011.6

Crippa, J. A., Guimarães, F. S., Campos, A. C., & Zuardi, A. W. (2018). Translational Investigation of the Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD): Toward a New Age. Frontiers in immunology, 9, 2009-2009. https://doi.org/10.3389/fimmu.2018.02009

Dos Santos, R. G., Hallak, J. E. C., & Crippa, J. A. S. (2021). Neuropharmacological Effects of the Main Phytocannabinoids: A Narrative Review. Adv Exp Med Biol, 1264, 29-45. https://doi.org/10.1007/978-3-030-57369-0_3

Fonseca, B. M., Correia-da-Silva, G., & Teixeira, N. A. (2018). Cannabinoid-induced cell death in endometrial cancer cells: involvement of TRPV1 receptors in apoptosis. J Physiol Biochem, 74(2), 261-272. https://doi.org/10.1007/s13105-018-0611-7

Gulbransen, G., Xu, W., & Arroll, B. (2020). Cannabidiol prescription in clinical practice: an audit on the first 400 patients in New Zealand. BJGP open, 4(1), bjgpopen20X101010. https://doi.org/10.3399/bjgpopen20X101010

Leweke, F. M., Piomelli, D., Pahlisch, F., Muhl, D., Gerth, C. W., Hoyer, C., Klosterkötter, J., Hellmich, M., & Koethe, D. (2012). Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia. Transl Psychiatry, 2(3), e94. https://doi.org/10.1038/tp.2012.15

Zuardi, A. W., Crippa, J. A., Hallak, J. E., Pinto, J. P., Chagas, M. H., Rodrigues, G. G., Dursun, S. M., & Tumas, V. (2009). Cannabidiol for the treatment of psychosis in Parkinson's disease. J Psychopharmacol, 23(8), 979-983. https://doi.org/10.1177/0269881108096519

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Liquid error: Could not find asset snippets/age-verification-with-email-capture.liquid